COMIENZA ‘EL PASEITO’

¡El bus arrancó y el paseo también! El recorrido inicia en la recta Cali – Palmira, su destino final es Medellín, así que el chofer para ambientar un poco colocó música de fondo, esa música que es para los chicos de ahora ¡El viaje comenzó como una fiesta, todos cantaban y coreaban las canciones!
Pero había un personaje que no estaba tan animado y estaba sentado en el asiento que estaba al lado del profesor de clases, el huevo Federico López, auxiliar del viaje lo notó; pasando por todos los demás huevo estudiantes, se acercó a Yemanuel y le preguntó:

– Oye Yemanuel, ¿Qué te sucede?
– Yemanuel respondió: Ya extraño a mamá y a papá. ¡Quiero regresar a casa!

Federico sabía que debía actuar rápido, así que se acercó al conductor y le dijo:
– ¡Vamos a poner una canción que nos guste a todos!

El conductor extrañado, acentó con la cabeza y dijo: – ¿Cuál quieren escuchar huevoestudiantes? y todos felices (hasta Yemanuel) Dijeron:

____________________________________________________

El huevo auxiliar volvió a su silla, se sentó con una gran sonrisa al saber que ya todos estaban bien.

6 HORAS DE VIAJE DESPUÉS

Pasaron 6 horas, muchos de los huevo estudiantes quedaron cansados de tanto cantar y bailar en el interior del bus. Han dormido gran parte del camino. El chofer realiza una parada en la Pintada, a tan solo 1 hora de Medellín; Algunos estudiantes se bajan y claramente, Yemanuel, es uno de ellos:

– Que rico sería un pandebono a esta hora, iré a preguntar -Pensó Yemanuel-.

Yemanuel se acercó a la panadería más cercana y preguntó:

– Hola buenas tardes, ¿Tiene pandebonos?

El panadero lo miró extrañado y le contestó:

– Hola, ¿Te doy dos qué?
– Dos pandebonos por favor – Contestó Yemanuel.
– Eres de Cali, ¿Verdad? -dijo el panadero-
– Sí, ¿Se nota la sabrosura al hablar? -Dijo Yemanuel con risas-
– Si y también porque conozco que en la zona del valle se le conoce como ‘pandebono’ pero aquí es ‘pan de queso’.

Yemanuel sorprendido por el cambio de nombre que recibe el alimento en la zona Antioqueña pensó:

– ¡Wau! Ahora sí empezó el paseo.

Yemanuel recibió los dos pandequesos acompañado de un jugo de naranja, mientras se comía a gusto su alimento, sacó su cuaderno de aventura y anotó lo sucedido con el pandebono… Perdón, con el ‘Pan de queso’ (Recuerden que estamos en zona Antioqueña).

Yemanuel se subió al bus y continuó el trayecto hasta la ciudad de la eterna primavera.

Miró por la ventana y notó a lo lejos una bella ciudad, la cual estaba adornada de muchas montañas y bellas calles. Sacó la cámara fotográfica y empezó a tomar fotos…

La aventura, o mejor dicho… El paseito comenzaba…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.